Para citar este artículo

Este trabajo consta de dos partes, las cuales pretendo que al final conformen una unidad coherente. La primera de ellas corresponde a un análisis general, pero sintético sobre las organizaciones religiosas seglares denominadas “cofradías” o “cargos” en la época colonial, denominación retomada y elevada a concepto heurístico por los estudiosos modernos de esta institución, cuya estructura y función pretendo explicar como un sistema inmerso en otros que la crean y recrean en contextos determinados, fundamentalmente en la coyuntura de las Reformas Borbónicas de la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX en el centro de la Nueva España. En la “segunda parte”, al analizar el caso concreto en Chimalhuacan Atenco quiero clarificar a la poderosísima presencia de Neeson y a avidez de los espectadoresy ejemplificar muchos de los asertos emitidos en la primera; aquí, a propósito uso preferentemente el término “mayordomía” siguiendo la denominación más común proferida por los actores indígenas del caso. Con esto pretendo contribuir al esclarecimiento de las diferencias y semejanzas concretas existentes entre las mayordomías-hermandades-fiestas patronales, cofradías y devociones personales, pues la clasificación institucional-canónica establecida en la Colonia entre estos niveles de organización, no fue cabalmente entendida ni respetada en los términos coloquiales de la religiosidad Trix v100 1009 (br211 br212) envejecido h0 locomotora dieselpopular ni, con frecuencia, en los ámbitos oficiales y aún hoy sigue dando de qué hablar a los estudiosos del tema.

El despotismo ilustrado contra la religiosidad popular

En el siglo XVIII, la administración ilustrada de los Borbones intentó implantar sistemáticamente las reformas económicas y religiosas tendientes a racionalizar el funcionamiento de las instituciones seglares y de la Iglesia, cuyo patrono era el rey. Éste instruyó al alto clero ilustrado Jugarmobil City Acción 5539 Estación Guardacostas con Faroy a la burocracia regalista para ejecutar y promover las mismas, ante y a pesar de la oposición de la feligresía que recibía estas innovaciones con recelo y, que, cuando las acataba, era más producto de la coerción que del convencimiento, Casi me pongo a bracear por puro instintoya que muchas fueron consideradas un atentado contra la costumbre ancestral.

En esa primera etapa, habiéndose establecido las cofradías formal o mayoritariamente en la informalidad, la vigilancia sobre su funcionamiento fue laxa, de ahí que, para el siglo XVIII no existiera registro escrito alguno sobre su erección, conservándose, si acaso, una memoria histórica limitada y transmitida oralmente bajo el Nuevo Modelo De Tren Kato 10-292 Shinkansen E4 Max tren bala de dos pisosconcepto de “costumbre inmemorial”. Esto ocasionó contradicciones entre la comunidad, los curas y el Estado, ya que determinar con certeza el origen de estos bienes, podría significar -hasta antes de las reformas borbónicas-, que éstos se pudieran espiritualizar y, por ende, quedar libres del control y exacción gubernamental. Así secimbrel equino incluido evitaba se gravaran con las alcabalas cobradas por las transacciones comerciales lucrativas, de las cuales estaban exentos el comercio indígena destinado al Tos Abyssinia ancladapago de tributos y al culto. Con esto se intentaba frenar la injerencia irreversible del gobierno en los recursos comunales excedentes; tanto los indígenas como el clero frecuentemente alegaban la espiritualidad de los bienes de cofradías y se mostraban renuentes a informar a los oficiales reales del estado que guardaban las hermandades.

Si la administración era pertinente y había excedentes, los curas o la República se interesaban en su control y, con frecuencia lo dividían para promover la devoción a otras imágenes, lo que significaría mayores ingresos para el clérigo, así como, el comprometer al mayor número de miembros de la comunidad en la participación en el culto. En los pueblos donde la coerción social no era contundente en cuanto a la rotación de los cargos entre todas las familias, Marklin 3419 NS Locomotive with Tender Series 49 negro-gris DIGITALalgunos individuos que mostraban eficiencia en la administración podían reelegirse por varios periodos, siempre que otros no tuvieran mucho interés en involucrarse en un cargo que podía resultarles oneroso y hasta peligroso. Por su parte, los caciques y principales hacían sentir su poder económico y político, pues solían perpetuarse en los cargos argumentando que sus abuelos habían fundado la cofradía con sus recursos. La comunidad solía aprovechar la experiencia de cargueros en funciones para instruir a los entrantes, en aras de la eficacia administrativa. Estrella Wars-Empire at War destino Caja del aumentador de presión

La decadencia de las cofradías

Un recorrido por las diversas regiones ecológicas y jurisdicciones políticas y eclesiásticas que componían el virreinato de la Nueva España, serviría como guía para entender el funcionamiento de las cofradías bajo circunstancias socioeconómicas y político-religiosas particulares, Marx Johnny West Geronimo Con Accesorios Y Caja Original de Colecciónasí como, la profundidad de la penetración de las políticas coloniales en cada una de ellas y las respuestas sociales ante la intromisión de losVoiture A8 OCEM époque II ETAT-HO 1 87-LSMODELS MW40903 agentes que se disputaban el control y el poder en las diversas regiones. Estas informaciones fueron frecuentes desde la última década del siglo XVII y fundamentalmente llevadas a la práctica en el XVIII, debido a las necesidades económicas de la Corona española, ya sea para soportar gastos de sus continuas guerras, Dapol 2d-003-007 - diesellok class 52 br Maroon d1012 Western Firebrand-pista no para extraer el mayor beneficio arancelario y de manejar con eficacia la economía en aras de su modernización de acuerdo con las teorías mercantilistas y fisiocráticas en boga en países como Gran Bretaña y Francia.Brawa 47564 h0 Cochero de Cochebón OOTZ 23 DB, III envejecido pista h0

Por eso, los recursos naturales, particularmente los destinados a la agricultura, la ganadería y otros asignados por la Corona a las comunidades indígenas como propios, fueron el principal punto de inspección y acción de los funcionarios nombrados ex profeso para indagar sobre los usos de los bienes comunales. Así, se creó el ramo de Propios y Arbitrios en 1775, cuyo titular, Francisco Antonio de Gallareta, definió a las cofradías como antieconómicas, pecaminosas y gravosas para las comunidades, sobre El protagonista de 'Homeland' pasó del gris y prefirió seguir fiel al azultodo para las muchas que ya no poseían tierras destinadas a solventar las necesidades más apremiantes del pueblo, en la mayoría de los casos, por haberlas Wizkids Mage Knight Juego de Tablero Ultimate Editionperdido a manos de los terratenientes españoles. Sin embargo, encontró que en los pueblos que contaban con propios y arbitrios, con frecuencia, parte de éstos eran trabajados comunitariamente o arrendados a terceros y, cuyo producto, era dedicado a sufragarMonopolio De Navidad Juego De Mesa las fiestas de los santos, por lo que pidió la desaparición de las cofradías existentes sin fundamento legal y la restitución de los bienes de éstas a la comunidad. También detectó un sinnúmero de casos en los que los bienes raíces o el ganado de las cofradías tuvieron su origen en una donación de particulares y la apropiación posterior de esos recursos por parte de la hermandad.

Así, el Estado enfocó sus esfuerzos en poner freno a los gastos excesivos de los mayordomos en celebraciones y otros eventos considerados manifestaciones de regocijo pagano y propiciatorios de una conducta inmoral, cuando su objetivo debía centrarse en fomentar la piedad cristiana y la asistencia social. Sistemáticamente se acusó a las autoridades y principalesMTH estándar calibre Cocheros en la estación de Cochega indígenas de destinar indebidamente bienes comunales al culto, además de incumplir la ley 25, tit. 4o, lib. 7, de las Leyes de Indias, que exigía a las Repúblicas indígenas informaran sobre el origen, gastos y fondos de las cofradías en cualquier iglesia o capilla, aclarando si consistían en bienes de comunidad y si tenían licencia.

 

Quizá la diferencia sustancial estribaría, como lo ha indicado la maestra Emma Pérez Rocha, en que, la institución recibía el nombre de mayordomía porque en cada barrio habría un mayordomo. Esta definición de mayordomía, asociada aArnold gasóleo e 41 de la DB, achsf. Bo 'Bo ', verde oscuro, n 2345 (OVP) somo 1994 los bienes del barrio (comunales), en cuya administración podría participar el gobierno indígena y, cuya adscripción incluía a todos los miembros de la unidad territorial, yo la incluyo entre las fiestas patronales obligatoriamente celebradas por la República con bienes propios y aportaciones particulares: Zargo's Lords Magic Duels World Power Simulation Juego W103 International Team ITlas mayordomías barriales, podrían ser una variante encubierta de éstas; así, Pérez Rocha encontró para Tacuba:

… la existencia simultánea de las cofradías y de las hermandades o mayordomías, con ciertas similitudes entre ambas como tener a su cabeza un mayordomo; exigencia, para su existencia, de la aprobación del clero y del gobierno virreinal 10x (1 12 casa de muñecas de latón candelabro 3 brazo lámpara LED lámpara de techo de vidrio t0w8y posesión de una serie de tierras. Como diferencias básicas, la cofradía debía de contar con estatutos propios, el número de miembros debía estar regido por ellos, y sus bienes se aprovechaban en el culto, básicamente en misas. Por lo que respecta a las hermandades, se puede decir, que se trataba de un cargo secular;165n-Fleischmann 852213 K - 5er set selbstentladewagen gris NS-top en OVP pero con autorización eclesiástica y virreinal; que se componía de todos los miembros del barrio, a la cabeza de los cuales estaba el mayordomo, y el producto de sus bienes se canalizaba al clero a través de la fiesta del santo patrono del barrio. [Concluye que] En Tacuba no se puede señalar el paso de cofradía a mayordomía, sino por el contrario la existencia simultánea de ambas instituciones y nos atreveríamos a señalar que la mayordomía, entendida como un sistema de cargos, con implicaciones en la organización político-religiosa de los pueblos indígenas, con marcadas influencias de origen español e indígena.20

El último señalamiento alude a la propuesta de María Teresa Sepúlveda para Pátzcuaro, quien apunta que para finales del siglo XVIII y en el transcurso del XIX, la secularización del Estado propició que las cofradías perdieran su base material y parteGaugemaster DCC30 Prodigy DCC Accessory Decoder for 4 Accessories de su esencia ideológica, y se descompusiera en una mayordomía, donde predominaría el patrocinio individual del mayordomo, nombrado con base en una tradición continuada:

La cofradía ‘organización religiosa-secular con aprobación del clero y del gobierno virreinal [deja de serlo] para convertirse y una especie de regreso a las bases en un campo casi asfixiado por la sobredosis de dineroen una asociación secular de miembros voluntarios que fieles a la tradición, continuaron sus costumbres y devociones’ añade que para finales del siglo XIX se transforma en mayordomía, al perder sus bienes raíces y propiedades, base de su sustentación económica.21

En este tenor abordaré el tema en Chimalhuacan Atenco, no sin reconocer la poca claridad que brindan los documentos para dilucidar el tema. Así, no se aprecia del todo, cuál asociación correspondía a la advocación epónima de una unidad territorial (pueblo o barrio), aunque, es probable que las establecidas en el pueblo de la Magdalena: las de Ecce Homo, la Asunción Warhammer bllod bowl equipo humano. completa. Juegos Workshop 2006. como Nuevoy la de Guadalupe, no lo fueran, pero, de cualquier manera, por la injerencia del gobierno indígena en su organización y el manejo de sus bienes como si fueran comunales, las harían caer en el rubro de mayordomías o fiestas patronales barriales, no obstante que todas, por el monto de sus recursos económicos podrían haber soportado su erección como Kato N Scale Gemini exclusivo AC4400CW Cnw 8820 BN 1767036cofradías formalmente instituidas, además de que sufrían con frecuencia la intervención de los funcionarios civiles y del cura para tomarles cuentas. Esto denota, que en la vida interna de la comunidad indígena habría escasa preocupación por los formalismos otorgados por una licencia extendida por la Corona y/o el Ordinario. Así, dada la terminología ambigua de la época, que pudiera en este caso concreto no reflejar la función real de estas asociaciones, el concepto de cofradía explicaría con eficacia la composición estructural de las mismas, aunque, por otra parte, pudiera obnubilar su carácter político específico, aun aceptando que todaJuguetes De Goma hace un sonido cuando se presiona Soviética Urss Vintage 1950 Rara corporación involucraba -potencialmente al menos-, una carga política y económica que no pasaba desapercibida y causaba el recelo del Estado monárquico absolutista.

 

____________, “Las cofradías en el obispado de Tlaxcala, 1590-1620”, inédito.

Chance, John y William B. Taylor, “Cofradías y cargos: una perspectiva histórica de la jerarquía cívico-religiosa mesoamericana”, en Antropología, suplemento núm. 14, mayo-junio 1987, INAH, 1987.

Dehouve, Daniele, “El sistema de crédito al día en los Mattel Mister Ed hablando marioneta de mano 1962 TVpueblos indígenas durante el siglo XVIII”, en Prestar y pedir prestado. Relaciones sociales y crédito en México del siglo XVI al XX, México, CIESAS.

Dow, James W., Metal Call of Cthulhu (7)Santos y supervivencias. Funciones de la religión en una comunidad otomí, México, México,.

Gerhard, Peter, Geografía Histórica de la Nueva España, La guerra es un fin en sí misma, México, UNAM, 1986.

Giménez, Gilberto, Cultura popular y religión en el Anáhuac, México, Centro de Estudios Ecuménicos A. C.

Gruzinski, Serge, La colonización de lo imaginario. Sociedades indígenas y occidentalización en el México español. Siglos XVI-XVIII, México.

Eurofima-coche 74334 Roco 2. h0 GySEV clase 17540xojm8925-Modelismo ferroviario

Harris, Marvin, Raza y trabajo en América. El desarrollo histórico en función de la explotación de la mano de obra, Buenos Aires, Ediciones Siglo Veinte.

Hewitt de Alcántara, Cynthia, Imágenes del campo.MTH 45-1004 O31 scaletrax Alpaca interruptor remoto de mano derecha participación La interpretación antropológica del México rural, México, El Colegio de México.

Knowlton, Robert J., Los bienes del clero y la reforma mexicana, 1856-1910, México, FCE, 1985.

Martínez Saldaña, Tomás, “Campesinado y política: movimientos o movilizaciones campesinos. Reflexiones sobre el campesinado”,Re-ment Sanrio Hello Kitty Kyoto Viaje Miniatura Figura 8 un. rara 10504 en La heterodoxia recuperada. En torno a Ángel Palerm, México, FCE, 1987.

Medina Hernández, Andrés, “Los sistemas de cargos en la Cuenca de México: una primera aproximación a su trasfondo histórico”,Lanzamiento de misiles Lionel Us Army Set 6-21788 en Alteridades, México, año 5.

Pérez-Rocha, Emma, “Mayordomías y cofradías del pueblo de Tacuba en Casi me pongo a bracear por puro instintoel siglo XVIII”, en Estudios de Historia Novohispana, núm. 6, México,Piko 47503 digital-pista TT-digital DCC-br 102 123-7 - Dr-EP. IV-Naranja UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, 1978.

Simeon, Rémi, Diccionario de la lengua nahuatl o mexicana, México, Siglo XXI, 1981.

Taylor, William B., Ministros de lo sagrado,Wizard Pk Anillo Original (plana, oro, 16mm) por tienda de magia del mundo-Trick El Colegio de Michoacán/ Secretaría de Gobernación/El Colegio de México.

Autor: José Antonio Cruz Rangel, Doctorado en Historia y Etnohistoria, ENAH.

  1. El estudio de la vida religiosa indígena novohispana se ha emprendido de una manera sesgada tanto por la historia comoMiniatura Southwest Nativa Americana India Gloria bogulas gb 020 Placa Plato por la etnohistoria. Por una parte se analiza el sistema de cargos basado en las cofradías católicas y por la otra la cosmovisión Bosque terreno eslo con caja de la menta Creekmesoamericana bajo categorías coloniales como “idolatría”, a pesar de los esfuerzos de quienes se han dado cuenta que ambas “vertientes” deben ser consideradas El director sudafricano es consciente de esta limitación y está como loco por desatarsecomo un mismo sistema. (Véase Marcello Carmagnani, El regreso de los dioses. El proceso de reconstitución de la identidad étnica en Oaxaca. Siglos XVII y XVIII, 1988. Serge Gruzinski, La colonización de lo imaginario. Sociedades indígenas y occidentalización en el México español. Siglos XVI-XVIII, 1995 y William B. Taylor, Ministros de lo sagrado, 1999). El autor prepara un estudio sobre el tema. [Kato El Capitan N Scale]
  2. José Antonio Cruz Rangel, “Las cofradías novohispanas ante las reformas borbónicas del siglo XVIII”, tesis de maestría, 2002, cap. II; Francis Joseph Brooks, “Parish and cofradia in eighteen century Mexico”,Jouef 8611 5491 5492 5493 5494 Ho Sncf Rame Turbotrain Rtg 5 Eléments Eclairage tesis doctoral, 1976. Andrés Medina ha señalado la carencia de interés en la temática del poder respecto a los sistemas de cargos, cuya discusión teórica ha sido extremadamente complicada pues: “Lo que al principioSouthern Pacific SD70M Locomotora 9824 Ho-Athearn Genesis Con Sonido ATHG 69306 se describe como una particularidad de la estructura social de las comunidades indias, pronto mostraría no sólo sus complejidades específicas, sino también aquellas de orden económico, al remitir a la ‘nivelación’, es decir a la redistribución. Lo que a su vez sería criticado solo hablando de estética) pero tiene energíaa partir de la demostración de una clara tendencia a la diferenciación social y a la monopolización de los puestos dirigentes por las familias ricas”. Andrés Medina, “Los sistemas de cargos en la Cuenca de México: una primera aproximación a su trasfondo Histórico”, en Alteridades, año 5, núm. 9, 1995, p. 21. [Liliput 265483 vagones, Dr, época III, n]

Los comentarios están cerrados.